Propuestas Movimiento Furiosos Ciclistas

Propuestas

1. Provisión de Estacionamientos

En los trayectos diarios de puerta a puerta, se utiliza actualmente el mobiliario urbano para aparcar el vehículo bicicleta, esa falencia debiera ser soslayada por municipios a través de la unidad de tránsito u obras el contar en cercanías de Metro con dicha infra - Facilidad o llamado al sector privado con incentivos para la puesta en marcha de Estacionamientos para Bicicletas en la Capital.

2. Exceso de Velocidades

La velocidad máxima de conducción en la ciudad está a 60 km/h (38 mph) y, a veces sólo 50 km/h (31 mph)., este es un Gran problema el exceso de velocidad en la Bicicleta, también es la velocidad la que acaba con el ciclista. En este caso no tanto su velocidad como la que resulta cuando se recibe un impacto de un vehículo motorizado de más de mil kilos de peso a cierta velocidad. Está calculado que un automóvil circulando a 46,5 km/h contra un ciclista a 20 km/h el impacto que este recibe es una fuerza equivalente para elevarlo hasta el piso treceavo de un edificio. Necesitamos reducir las velocidades de los motorizados.

3. Intermodalidad

Salvo contadas excepciones, una vez que realizas el umbral de circulación en bicicleta (7- 8 kms) requieres de otro modo de transporte para la continuación del viaje, esto es Nulo en el transporte público y Metro de la ciudad, en forma Interurbana con mucha dificultad en Buses, sólo Bicis Plegables en Metros Regionales y como carga o bulto en EFE. Se necesitan generar facilidades para la intermodalidad.

4. Segregación Vial

Con la falsa sensación de Seguridad se construyen cada vez instalaciones llamadas "Facilidades para Ciclistas = Ciclovias, Ciclobandas. Ciclorutas etc"; que producen inequidad social, inferioridad ciclista y que no conducen ni a áreas de estudios, servicios, ni menos a conexiones intermodales, el Urbanismo actual y las direcciones de Tránsito están obsoletas en la Movilidad Sostenible y sólo va en función del vehículo que devora la ciudad. Se requiere no seguir segregando a la bicicleta.

5. Educación Vial

La geografía de Chile potencia el uso del automóvil, las Unidades de Tránsito Municipales administra una parte de la movilidad por ingresos por conceptos de patentes, ministerios y unidades de gobierno, más las empresas de combustible destinan cifras siderales a infraestructura para el parque automotor; pero ese énfasis No va en la misma proporción para la EDUCACIÒN VIAL !! en la primera instancia en niños/as y jóvenes, en brigadas de tránsito escolar o similares; cada vez es más frecuente la desobediencia vial de parte de todos los actores en el Tránsito.

Video parte de la campaña "Tolerancia Cero al Exceso de Velocidad" dirigido a conductores de automóviles.

Lindo video, pero el Estado podría aprovechar el impulso de esta campaña y bajar la velocidad máxima permitida en zonas urbanas de 60km/h a 50km/h, tal cual era hace unos años atrás.

En ese mismo sentido, la misma campaña podría impulsar, además, reducir velocidades máximas a 30km/h en vías de dos o menos pistas por sentido. Es sólo otro ejemplo.

Todos sabemos que a menor velocidad de desplazamiento es menor el riesgo de colisión, choque o atropello, disminuyendo considerablemente la cantidad de heridos y muertos.

Algunos números:

  • En un accidente entre un automóvil y un peatón a 30 Km/h, el 30 % de los peatones saldría ileso, el 65% sufriría heridas de diversa consideración y el 5% de los peatones moriría a causa de las lesiones producto del impacto.
  • A 50 km/h: el 5% de los peatones saldría ileso, el 50% sufriría heridas de diversa consideración y el 45% de los peatones moriría a causa del impacto.
  • A 60 km/h, la velocidad máxima permita en zonas urbanas, nadie saldría ileso, el 15 % sufriría heridas de diversa consideración y el 85 % de los peatones MORIRÍA.

Uso obligatorio de Chaleco Reflectante en poca visibilidad

“Durante la noche y cuando las condiciones de visibilidad lo hagan necesario, los conductores de bicicletas deberán usar siempre chaleco reflectante de alta visibilidad”. Esta es la principal consigna del proyecto de ley que ingresaron los senadores Alejandro Navarro, Lily Pérez y Antonio Horvath al Congreso.

La iniciativa que modifica el artículo 80 de la ley 18.290, de Tránsito, estableciendo y que deberá ser estudiada por la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones, destaca que “a pesar de las ventajas que presenta la bicicleta como medio de transporte muchos ciclistas y personas en general presentan dificultades para usarla cotidianamente, entre las cuales se encuentra la inseguridad de sus ciudades, cuya geografía no son las adecuadas para circular por sus calles, fuera que los conductores de vehículos no respetan su paso y por lo mismo pueden ser víctimas de algún accidente de tránsito”.

Asimismo, los legisladores indicaron que “la Ley Nº 18.290 nada dice en relación a medidas de seguridad de carácter obligatorio para los conductores de bicicletas durante su conducción en la noche y cuando las condiciones de visibilidad lo hagan necesario, tomando en cuenta las estadísticas”.

En la misma línea, explicaron que “los elementos de seguridad permiten prevenir accidentes de tránsito y/o reducir los posibles daños y lesiones que puedan provocar. En este sentido la implementación y utilización adecuada de elementos de seguridad como el chaleco reflectante de alta visibilidad, reducen, ostensiblemente, el riesgo de lesiones en caso de accidentes de tránsito”.

“El uso de material reflectante disminuye considerablemente la posibilidad de atropello en la vía pública, máxime en situaciones de poca visibilidad, alertando a los conductores de la situación de riesgo. Si usando el chaleco reflectante se permite una visibilidad de 150 metros, distancia que permite esquivar al reflectante, ésta se reduce a cerca de 30 metros cuando no se le porta, la que imposibilita una reacción adecuada por parte del conductor”, resaltaron los senadores.

Nuestra opinión respecto a la Ley del Chaleco Reflectante Obligatorio

Estimamos que la utilización del chaleco reflectante ayuda en aumentar la visibilidad de los ciclistas y peatones, sin duda, pero tenemos la convicción que eso es entender todo al revés.

El hecho de utilizarlo, sumado a luces de largo alcance le avisan al conductor a tener tiempo de reacción, pero creemos que primero es urgente subir los requisitos y preparación de los conductores de vehículos motorizados para que éstos puedan reaccionar de buena manera y de forma segura, reducir las velocidades máximas, incluir educación vial obligatoria en la educación temprana para así apuntar por ciudadanos integrales y responsables.

El Estado de Chile ha dejado en manos de privados la gran mayoría de las carreteras y vías de alta velocidad de las ciudades y en todos estos proyectos no se han incorporado soluciones de movilidad para tod@s, siendo insostenible el nivel de congestión provocando por el uso indiscriminado del automóvil particular, y bastaría con la incorporación de infraestructura funcional y segura en las principales calles, además creemos que se hace indispensable la reapertura del departamento de vehículos no motorizados del Ministerio de Transporte para hacer más real lo que actualmente ocurre con el tráfico.

Incierto Futuro del Ciclismo Urbano Chileno

Para quienes nos movemos en bicicleta y nos interesa participar con acciones y opinión sobre el uso de este modo, no nos son indiferentes los comentarios (positivos o negativos) que se hacen al respecto, y menos si son en medios de prensa masivos.

Un caso muy particular es el denominado experto Louis de Grange (Ingeniero Civil de Industrias, Director de MetroSantiago 2012-2014, Docente UDP y opinólogo, entre otras).

De él nos llama la atención que mantenga una opinión a veces equivoca y sesgada sobre la bicicleta como aporte a una solución de movilidad, el que posea tanta prensa al momento de opinar, el que sea docente de una universidad, su defensa incondicional a las autopistas urbanas, su intención de eliminar el Transantiago y darle más espacio al automóvil particular y el que haga estudios poco serios que banalizan a ciclistas y peatones.

Esta semana además nos enteramos que forma parte del equipo programático de un candidato presidencial, lo que nos deja muy alertas en cuanto a sus propuestas. Desde ya le decimos: no queremos ciclovías concesionadas ni biciestacionamientos pagados! No vemos auspicioso que llegue a la Moneda con un alto cargo en el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, incluso como jefe de cartera. Lo que si consideraríamos hermoso es la posibilidad de ejercer una desobediencia civil en su "mandato", porque no solo demostraríamos distancia a su persona, sino también BICIbilizaríamos aún más las demandas ciudadanas entre toda su oposición a este noble medio de transporte.

Comparte esto!

Comentarios